Home

 

Escrito en De Interes en Otros Destinos Turísticos

Gastroturismo marroquí. Una delicia.

abr 14, 2012 | Escrito por:

La gastronomía es uno de los aspectos más tenidos en cuenta en los últimos tiempos por algunos turistas que eligen su destino en base a este elemento tan necesario, la comida. En este sentido algunos son los destinos que ganan principal protagonismo y donde podemos destacar a Marruecos o a una de sus principales ciudades, Marrakech.

Encontrar un hotel en Marrakech será una tarea sencilla para usted, pero si usted es un gastroturista deberá tener en cuenta otros aspectos más relevantes que el propio hotel o riad de Marrakech donde se hospede.

Cuscus marroquí

La gastronomía marroquí es rica en especias y cuenta con el legado de los bereberes, los moriscos y de Oriente Medio con una mezcla con la comida mediterránea y africana. Este meztizaje tan especial y variado convierten la comida marroquí en un auténtico manjar para el gastroturista experto que siempre desea encontrar sabores, aromas y texturas nuevas que le permitan recordar sus vacaciones durante mucho tiempo.

En su viaje a Marrakech o a cualquiera de las ciudades de Marruecos hay algunos platos que, aunque puede haber probado en otras ocasiones en otros lugares, no debe dejar pasar la oportunidad de probarlos en tierras marroquíes. Entre estos platos destacaremos el cuscus, la tanije donde la verdura gana el protagonismo del plato o los platos ricos en especias.

+ de: De Interes en Otros Destinos Turísticos | Comentarios | Recomendar Recomendar | Voto NegativoVoto Positivo (Sin puntuar)
Loading ... Loading ...

Castillo de San Cristóbal, fuerte por una roca

feb 7, 2012 | Escrito por:

Castillo de San Cristóbal Flickr Creative Commons by El Coleccionista de Instantes

El Castillo de San Cristóbal es una pequeña fortaleza situada junto al barrio del mismo nombre, a la salida de Las Palmas de Gran Canaria por el sur.

Su estampa se recorta sobre la orilla del mar donde tiene plantada su estructura. Un mar que en marea alta lo rodea hasta dejarlo aislado de tierra como resulta apropiado para una fortificación de época.

Su imagen se recorta en todos los amaneceres con el sol naciente detrás. Una vista de postal que se puede disfrutar desde alguno de los mejores hoteles en Las Palmas de Gran Canaria.

El edificio fue terminado en el año 1577 y su verdadero nombre no es el que ahora tiene. Originariamente, se llamaba Castillo de San Pedro Mártir, en referencia al copatrono de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria junto a San Juan Bautista.

Hay que decir que cuando fue levantado el conjunto, ni siquiera existía el barrio marinero de San Cristóbal como tal, ni ese topónimo.

El Castillo de San Cristóbal es una torre, un torreón de perfil troncónico levantado en piedra volcánica local que esconde una curiosidad que muy poca gente siquiera imagina.

El pequeño castillo se levantó en el lugar para formar parte del sistema defensivo litoral contra los piratas desde el siglo XVI. Es cierto, pero se eligió el emplazamiento, exactamente ese lugar por un motivo muy curioso.

La torre aprovechó un roque de mar, una gran roca de piedra originaria, para hacer más sólida su estructura.

Así, el edificio esconde dentro una gran roca que nadie ha visto desde que fuera ‘vestida’, envuelta con los sillares del conjunto. Por esa razón, y no por otra, el Castillo de San Cristóbal no tiene interior, no tiene espacio cerrado que pudiera usarse como almacén, ni siquiera para proteger de la intemperie y de la humedad marina la pólvora y los proyectiles de los cañones.

La torre es una simple plataforma elevada sobre una roca de mar en la que se acomodaban cuatro cañones de bronce y a la que se accedía con una escalera desde el lado de tierra que se halaba y se retiraba.

Aún se puede ver en ese acceso desde tierra, y sobre la reducida superficie de la plataforma, la pieza de madera sobre la que se colgaba probablemente una campana de aviso y el cabrestante que servía para llevar arriba todo lo necesario, especialmente los cañones, sus cargas y otros bastimentos.

La construcción del castillo en la costa noreste del litoral de Las Palmas de Gran Canaria, tan al sur, tenía como finalidad completar las defensas de tierra en el cierre de las murallas septentrionales de los siglos XVI y XVIII tal y como se ve en el viejo y famoso mapa de la capital del ingeniero italiano Torriani, de 1590.

Un mapa histórico que desvela una trama urbana que aún se distingue en el callejero de la ciudad. Espacios ajardinados, zonas verdes, calles y manzanas ocupadas hoy por algunos de los mejores hoteles en Gran Canaria, pero que aparecen bosquejadas en el plano urbano de Torriani. Realmente sorprendente.

Resulta curioso, en cualquier caso, la posición de la torre por cuanto los vientos alisios traerían a cualquier armada enemiga sobre la ciudad desde el norte y no desde el sur. Como sucedió con la invasión del pirata holandés Pieter Van Der Does en 1599, que no llegó a tocar al Castillo de San Cristóbal.

Así, el Castillo de San Cristóbal sería el último punto defensivo de la ciudad y el que tendría menos posibilidades de ser atacado.

Entonces ¿por qué construir un castillo precisamente en ese lugar? Teorías hay varias.

Además de la ventaja del roque de mar que serviría para reforzar la estructura, una primera nos dice que por la necesidad de cerrar las defensas del sur con una construcción militar en previsión de la llegada de piratas africanos aprovechando el viento del este, el tiempo sur canario, o ayudados en la navegación por velas latinas, capaces de ir contra el aire dominante del noreste.

Otra posibilidad es que, en cualquier caso, llegado un enemigo del norte, siempre podrián forzar las defensas del sur de la ciudad, mucho más débiles, sólo con echar botes al agua y desembarcar gente en en San Cristóbal.

Y un último argumento es aún más claro. Se sabe que en la zona de San Cristóbal y en los alrededores del castillo existieron unas salinas que abastecían a la ciudad y que constituían en aquel tiempo un valioso botín para quien quisiera hacerse con él.

Si las salinas se instalaron junto al castillo para buscar protección es lo de menos, lo cierto es que su presencia daba aún más sentido a una fortificación doblemente fuerte, fuerte por fuera, fuerte por dentro.

+ de: Cultura, De Interes en Otros Destinos Turísticos, Urbanismo | Comentarios | Recomendar Recomendar | Voto NegativoVoto Positivo (1 rating, 1 votos)
Loading ... Loading ...

Parque de San Telmo, lugar para el encuentro

feb 2, 2012 | Escrito por:

El Parque de San Telmo es uno de los espacios verdes más céntricos de la zona antigua de Las Palmas de Gran Canaria. Un parque con un gran atractivo, se mire por donde se mire.

Atractivo, desde el punto de vista botánico, por el significado histórico de los edificios de su perímetro, pero tal vez mucho más por las pequeñas y grandes historias que cuentan los rincones de sus alrededor de diez mil metros cuadrados.

El Parque de San Telmo ha sido de todo a lo largo de su historia. Primero fue un charco salado, luego una atarazana donde se construían y se reparaban los barcos de pesca locales.

Más tarde, pasaría a ser un belvedere ajardinado para tardes de enamorados, no con el nombre que lleva ahora, sino con el del insigne Cervantes. Y hasta fue escenario de parte del primer acto de la sublevación de la Guerra Civil en 1936.

Por último en las remodelaciones urbanas del área de Triana, San Telmo se ha acabado por convertir en lo que es hoy. Un parque muy céntrico, vecino de varios de los más importantes hoteles en Las Palmas de Gran Canaria, como el Parque o el Iberia.

Un lugar de referencia ciudadana donde escuchar buena música de la banda municipal, espacio para protestas ciudadanas, final del callejeo del carnaval, zona de paso en la que los peatones entran y salen de la ciudad desde la cercana Estación de Guaguas de San Telmo, además de un aparcamiento público muy solicitado y zona de encuentro para gentes de todas las edades.

De encuentros, lugar para quedar, los viernes por la tarde para una animada chiquillería que coloniza sus bancos después de clase y todos los días para los que quieren citarse sin posibilidad de perderse.

En el Parque de San Telmo, no hay que dejar de ver la pequeña ermita del santo, San Telmo, ermita de mareantes. Unos marineros, que hicieron astillero en la explanada del Charco de los Abades, que se anegaba de agua de mar hace trescientos años con los saltos del oleaje, los ‘rebosos’, tan típicos y temidos en los nortes canarios.

La ermita fue trasladada en el siglo XVII a su emplazamiento actual después de que incendiara la original el pirata holandés Var Der Does, en el verano de 1599 en un asalto histórico a la ciudad. Merece la pena ver su retablo rococó, el artesonado típico de tantas iglesias antiguas canarias y la curiosa colección de exvotos marineros que cuelgan de la nave central.

Llaman la atención también en la parte de arriba del parque los quioscos antiguos, uno en explotación como bar y el otro como pequeña oficina de turismo, ambos de estilos historicistas. Ambos levantados cara con cara con el conjunto clásico del edifcio del Gobierno Militar, de donde salió Franco para tomar el mando de la guarnición sublevada de Melilla en julio de 1936.

Justo bajo el escenario cubierto donde ahora toca la banda municipal, entre ambos quioscos, existía un bar que sirvió al matrimonio Franco para cenar la noche antes del histórico vuelo del Dragon Rapide y para despistar a quienes pensaban que sus intenciones eran contrarias al Gobierno de la República.

Al norte del Parque de San Telmo se levanta el Hotel Parque, la antigua Casa de Don Bruno, complejo de viviendas que acabó por convertirse en uno de los mejores hoteles en Las Palmas de Gran Canaria, y que cuando se levantó en 1931 era el edificio más alto de la capital. Ocho plantas, todo un atrevimiento.


Parque de San Telmo Flickr Creative Commons by Bing Crosbie


Pándanos, dragos canarios, ficus, laureles de Indias y palmeras, sobre todo palmeras canarias, reverdean los parterres y dan sombra a cada uno de los rincones de un parque con historia que es lugar de encuentro, con el pasado, pero también con lo que ha de venir. Un rincón de Las Palmas de Gran Canaria que muestra su lado más vital y cosmopolita.

+ de: Barrios, Cultura, De Interes en Otros Destinos Turísticos, General, Urbanismo | Comentarios | Recomendar Recomendar | Voto NegativoVoto Positivo (Sin puntuar)
Loading ... Loading ...




 

     Caza Añade urbelaspalmas.com a tus favoritos Imprime esta p�gina
    Contacta con nosotros | Publicidad | Privacidad | RedUrbe.com

 

 urbelaspalmas.com |Basado en la plataforma Wordpress Copyright © 2009