Home


Las Palmas en tu pgina de inicio Ir a la portada

Playa de La Laja, flujos naturales

feb 21, 2012 | Escrito por:

La Playa de la Laja es una de las más populares de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, especialmente para quienes viven en el Cono Sur, barrios de la capital situados en los lomos meriodionales de la población.

No muy lejos de los mejores hoteles en Las Palmas de Gran Canaria, los que se asoman también al mar en la Avenida Marítima y junto al Parque de Santa Catalina.

El nombre de La Laja -más bien Las Lajas, consecuencia del reduccionismo léxico del hablar del canario- hay que buscarlo en la abundancia de esas piedras lisas y planas, caídas de los riscos que coronan el mismo frente sobre la arena.

Ese risco, el de La Laja, que siempre ha amenazado con caer sobre la carretera del Sur, es en realidad un frente de lavas de más de cincuenta metros de altura que se deslizó hasta el mar hace miles de años.

Una potencia, como dicen los volcanólogos, que nos habla de una actividad eruptiva de gran magnitud de un conjunto volcánico al que la erosión hizo desaparecer y del que sobrevive apenas el colosal frente de magma de La Laja.

Originariamente, el frente de lavas tocaba el mar, pero su mismo desmoronamiento fue haciendo retroceder el risco y dejar paso a una playa que las corrientes marinas y las mareas cubrieron de arena.

En cualquier caso, ese proceso natural ha tenido que ser ‘ayudado’ para evitar que la playa perdiera arena en ciertas épocas del año con la construcción de diques y el fondeo de tetrápodos.

Una playa con encanto para quienes llegan a ella en familia durante las tardes del largo verano en la capital grancanaria.

Los diques han hecho que la Playa de La Laja tenga abundante arena y que ésta se resista a dejar la costa como hacía antes para acumularse adoptando la forma de dunas junto al paseo.

En el paseo que bordea La Laja, hay dos estructuras que llaman poderosamente la atención, una es la de la escultura de bronce de un atlante desnudo colosal que hace sonar su bucio, una caracola que anuncia la llegada por carretera del visitante a la ciudad y que señala con su brazo extendido la dirección correcta.

La otra pieza llamativa de La Laja es una torre, La Torre de La Laja, el resto que resta de una casa que fue derribada hace unos años y que se antoja un objeto extraño en el perfil del paseo y al borde de la misma playa.

La arena de La Laja no es exactamente rubia, amarilla como la del resto de las playas capitalinas. La de La Laja es algo más oscura y negra en algunos puntos.

Y es asi, porque, mientras que las del resto de la ciudad nacieron del desmenuzamiento de depósitos antiguos y emergidos de pequeños animales marinos de concha, las de La Laja son el resultado de la erosión de rocas volcánicas trasladadas y depositadas por el agua de barrancos y barranquillos del lugar.

Decir Playa de La Laja es decir también viento y corrientes marinas. La playa no se encuentra protegida de la circulación del alisio, el viento dominante del noreste, como sucede con otras del norte de la capital, como la de Las Alcaravaneras, pero tampoco por la fuerza del agua, con el beneficio que tiene la misma de Las Canteras, con su barra natural. En La Laja, viento y mar fluyen de forma natural.

Si su deseo es visitar la capital y alojarse en uno de los hoteles en Las Palmas de Gran Canaria, no deje de darse un chapuzón en una playa con encanto, la de La Laja, naturalmente.Playa de la Laja Flickr Creative Commons by Spanginator


Palabras:

Recomendar Recomendar | Voto NegativoVoto Positivo (Sin puntuar)
Loading ... Loading ...


 

Trackback: Trackback-URL | Feed comentarios: RSS 2.0
+ de: Sin categoría

Escribe una respuesta.

Escribe un comentario




 

     Caza Añade urbelaspalmas.com a tus favoritos Imprime esta p�gina
    Contacta con nosotros | Publicidad | Privacidad | RedUrbe.com

 

 urbelaspalmas.com |Basado en la plataforma Wordpress Copyright © 2009