Home


Las Palmas en tu pgina de inicio Ir a la portada

Volcanes de La Isleta, decorado natural

nov 17, 2011 | Escrito por:

El perfil urbano de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria tiene un escenario natural, un decorado en el trasfondo que da a la población su imagen de postal más típica. Se trata de las montañas de La Isleta, al norte de la capital. Un conjunto volcánico de primer orden, protegido por la Ley de Espacios Naturales de Canarias, que crearon en su día una gran península, el asiento de varios barrios populares que merece la pena descubrir y el apoyo del gran puerto de La Luz, una de las puertas de entrada a Gran Canaria.
La península de La Isleta está formada por dieciséis volcanes yuxtapuestos, amasados, con materiales entretejidos unos sobre otros, en los doce kilómetros cuadrados de su superficie, entre los que destacan las cimas más elevadas.
Sus montañas visibles son tres. La del Faro, con 250 metros de altura y que corona una luminaria que sirve de aviso a navegantes, la de Montaña Colorada, alargada, de aspecto de joroba, y situada sobre el barrio del mismo nombre, y La Esfinge, en los altos de una formación rocosa de esa parte de la costa que recuerda mucho más que vagamente una mujer recostada con cuerpo de animal, una esfinge de piedra volcánica negra.
La Isleta comenzó a formarse hace unos tres millones de años y las últimas erupciones datan de hace sólo 36.000 años, la unión de la isla original con el resto de Gran Canaria por una estrecha franja de arena, se produjo hace unos 30.000 años.
La península de La Isleta con sus volcanes no se puede atravesar, es zona militar de acceso y circulación restringida, pero eso no impide que el caminante curioso no pueda acercarse a sus extremos, por las pistas de las calas de El Confital que conducen al norte; o por las zonas más urbanizadas del mismo barrio de La Isleta o el polígono de El Sebadal.
En cualquier caso, la imagen imponente y onmipresente de las alturas de La Isleta se pueden observar prácticamente desde cualquier punto de la ciudad, sólo con dirigir la vista hacia el noreste. Los volcanes siempre se tropezarán con nuestra mirada.
Volcanes de la Isleta al fondo Flickr Creative Commons by El coleccionista de instantes
El perfil urbano de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria tiene un escenario natural, un decorado en el trasfondo que da a la población su imagen de postal más típica. Se trata de las montañas de La Isleta, al norte de la capital.
Un conjunto volcánico de primer orden, protegido por la Ley de Espacios Naturales de Canarias, que creó en su día una gran península, el asiento de varios barrios populares que merece la pena descubrir y el apoyo y arranque del gran puerto de La Luz, una de las puertas de entrada a Gran Canaria.
La península de La Isleta está formada por dieciséis volcanes yuxtapuestos, amasados, con materiales entretejidos unos sobre otros, en los doce kilómetros cuadrados de su superficie, entre los que destacan unas características cimas sobreelevadas.
Esas montañas visibles son tres. La del Faro, con 250 metros de altura y que corona una luminaria que sirve de aviso a navegantes, la de Loma Colorada, alargada, de aspecto ajorobado, y situada sobre el barrio del mismo nombre, y La Esfinge, en los altos de una formación rocosa de esa parte de la costa que recuerda mucho más que vagamente una mujer recostada con cuerpo de animal, una esfinge de piedra volcánica negra.
Tres millones de años
La Isleta comenzó a formarse hace unos tres millones de años y las últimas erupciones datan de hace sólo 36.000, la unión de la isla original con el resto de Gran Canaria por una estrecha franja de arena, se produjo hace apenas unos 30.000 años.
La península de La Isleta con sus volcanes no se puede atravesar, es zona militar de acceso y circulación restringida, pero eso no impide que el caminante curioso pueda acercarse a sus extremos, por las pistas que llevan a las calas de El Confital, que conducen al norte; o por las zonas más urbanizadas del mismo barrio de La Isleta y el polígono de El Sebadal.
En cualquier caso, la imagen imponente y onmipresente de las alturas de La Isleta se pueden observar prácticamente desde cualquier punto de la ciudad, sólo con dirigir la vista hacia el noreste. Los volcanes siempre se tropezarán con nuestra mirada.

Palabras:

Recomendar Recomendar | Voto NegativoVoto Positivo (Sin puntuar)
Loading ... Loading ...


 

Trackback: Trackback-URL | Feed comentarios: RSS 2.0
+ de: Barrios, De Interes en Otros Destinos Turísticos

Escribe una respuesta.

Escribe un comentario




 

     Caza Añade urbelaspalmas.com a tus favoritos Imprime esta p�gina
    Contacta con nosotros | Publicidad | Privacidad | RedUrbe.com

 

 urbelaspalmas.com |Basado en la plataforma Wordpress Copyright © 2009